Testimonio 1
 
Tengo 36 años, no había tenido hijos  por compromisos laborales y deseos de superación,  justo cuando mi esposo y yo decidimos embarazarnos fuimos con mi ginecóloga para una revisión y me dio la mala noticia que tenía miomas,  el mundo se me vino encima ya que la única opción que me ofreció era quitarme la matriz y me dijo que por lo tanto no podría tener bebés.
 
Deprimida y desesperada consulté otros 3 ginecólogos y todos me dijeron lo mismo, ”había que quitar la matriz”, justo cuando creí que todo estaba perdido, encontré la Clínica de Endometriosis y Cirugía Laparoscópica, en donde ofrecían nuevos tratamientos y mi panorama cambió totalmente.
 
En mi primera cita el doctor me checó y aunque tenía tres miomas me dijo que los podía quitar por una nueva técnica llamada miomectomía laparoscópica y podría conservar mi matriz. Fui operada dos semanas después, la cirugía no me dolió nada y regresé a casa al día siguiente.
 
El doctor con su equipo de especialistas, después de la operación me trataron para prepararme para el embarazo y 4 meses después ¡lo conseguí!, el médico que me operó fue el mismo que me atendió durante el embarazo y finalmente logré tener una hermosa nena. Gracias a los especialistas de la Clínica de Cirugía Laparoscópica hoy soy mamá y tal vez pronto vayamos por el segundo!!!
 
Mariana L.M.
 
 
Testimonio 2
 
Mi nombre es Guadalupe, estudio la prepa, un día en la escuela comencé con un fuerte dolor de estómago, las maestras al verme tan mal llamaron a mis papás y a una ambulancia para que me llevara al hospital, cuando me atendieron pensaron que era solo colitis y me dieron unas pastillas, el dolor se calmo un poco y nos fuimos a la casa.
 
Por la noche el dolor había vuelto, mi mamá me llevó con su ginecólogo quien me hizo un ultrasonido y me dijo que tenía un quiste en el ovario derecho, que había que operarme y quitar el ovario, me iba a abrir  con una gran cortada en medio de mi panza. Fui afortunada porque mi tía le dijo a mi mamá que no lo permitiera y que mejor buscara otra opinión, me llevaron al Hospital Angeles Pedregal con el Dr. Gallardo de la Clínica de Cirugía Laparoscópica, él me dijo que sí había que operarme, pero no era necesario abrir mi panza y hacerme una fea cicatriz, pero sobre todo que no había que quitar mi ovario, solo desprender el quiste y que mi ovario quedaría normal.
 
Me opero por Laparoscopia, solo pequeñísimas cicatrices que casi ni se me notan, el mismo día, 4 horas después de la cirugía pude regresar a casa y en 7 días volví a la escuela. Agradezco al Dr. Gallardo y su equipo, que me atendieron con amabilidad, me tranquilizaron y me ayudaron  tanto. 
 
 
Testimonio 3
 
Mi diagnóstico fue adenomiosis, desde un año antes yo tenía fuertes sangrados de hasta 10 días, con cólicos terribles y dolor de piernas, que muchas veces me dejaban en cama.
 
Tengo 3 hijos, por eso no me importó cuando mi ginecólogo me dijo que había que quitarme el útero, pero no quería pasar por esos terribles dolores que dan después de una cirugía y quedar con una gran cicatriz en el abdomen.
 
Me puse a investigar y averigüé sobre la cirugía laparoscópica, una nueva  técnica, como una microcirugía, que te quitan la matriz por una pequeña incisión en el ombligo.
 
Pregunté a varios ginecólogos y amigas pero decían que eso no se hacía en México, seguí  investigando en Internet hasta que encontré la Clínica de Cirugía Laparoscópica, no lo dudé, al día siguiente fui a consulta, y programaron mi operación  para una semana después.
 
La cirugía fue un éxito, al día siguiente me dieron de alta y me citaron a la semana. Como casi no tuve dolor, a los tres días ya estaba atendiendo a mi familia y a la semana pude volver a manejar y hacer mis actividades.
 
Qué bueno que existe esta clínica y que la medicina ha avanzado tanto.