¿Qué es la Laparoscopía?

La laparoscopía en un procedimiento diagnóstico/ quirúrgico realizado bajo anestesia en el Hospital, en el que un telescopio en forma de tubo conectado a una cámara y un monitor de televisión, es insertado dentro del abdomen a través de una pequeña incisión bajo el ombligo.

Con esto es posible revisar el interior del abdomen y todos sus órganos, buscando la presencia endometriosis, adherencias, tumoraciones ováricas (quistes) o uterinas (miomas) y otras afecciones pélvicas. La cirugía laparoscópica permite al cirujano experto remover con delicadeza cualquier dato de enfermedad. Con estos procedimientos las pacientes pueden ser egresadas unas horas después del procedimiento.

 

Ventajas de la cirugía laparoscópica:

Es una cirugía de mínima invasión, las incisiones son muy pequeñas (en promedio 5mm) y por lo tanto el dolor y la agresión al organismo es mucho menor, a pesar que por dentro se hagan grandes cirugías. Es así que se puede extirpar tumoraciones (miomas, quistes, etc.), se puede extirpar órganos como la matriz (histerectomía) y ovarios , se puede reconstruir las trompas, y se realizan también muchas otras cirugías que comúnmente se practican a la mujer con mínimas molestias. Esta técnica permite que las pacientes se recuperen rápidamente, y tengan mínimo dolor posoperatorio (80% menos que por cirugía tradicional), por lo que permanecen en el hospital solo unas horas y su recuperación es de solo 7 a 10 días.

La cirugía laparoscópica ha demostrado ser menos riesgosa que la cirugía tradicional cuando es realizada por expertos, y por lo tanto las complicaciones son menos frecuentes (sangrado, infección, etc.) y sus resultados han demostrado mayores índices de éxito que la tradicional en campos como son la infertilidad, el tratamiento de quistes y tumoraciones ováricas, histerectomía (extirpación del útero), etc.

Hoy en día cualquier mujer que sepa que es necesario someterla a una intervención quirúrgica no dudará en escoger la cirugía por vía laparoscópica, ya que le evitará ausentarse por un largo periodo de sus actividades, el dolor será mínimo y las heridas casi imperceptibles.

Una ventaja importante de la cirugía laparoscópica ginecológica es que los cirujanos pioneros en estas técnicas en su gran mayoría son especialistas en reproducción y esterilidad, por lo que tienden a hacer tratamientos conservadores, menos mutilantes, y sobre todo cuando tratan pacientes jóvenes, evitan el extirpar ovarios o matriz, lo que hacen es eliminar únicamente la parte enferma y restauran la anatomía y funcionalidad de los órganos reproductivos para que la paciente pueda mantener o recuperar su capacidad para embarazarse.