Tratamiento quirúrgico
Sangrado anormal
 
Cuando una mujer presenta sangrado anormal o hemorragias, lo primero es saber por qué las presenta. 
 
El médico debe hacer un estudio completo, que incluya exploración física con revisión de la vagina y el cuello del útero para descartar que presenten alguna lesión que sea la causa del sangrado, el médico palpará el útero para descartar que esté crecido o tenga tumoraciones y realizará  un ultrasonido  que le permitirá descartar alteraciones como los miomas, adenomiosis o anomalías del endometrio (capa interna del útero, que puede presentar crecimientos o inclusive lesiones malignas), en estos casos el especialista procederá a realizar una biopsia del endometrio. 
 
De acuerdo al diagnóstico, el médico  considerará cual es la mejor opción terapéutica para la paciente.  Es frecuente que existan varias opciones de tratamiento para cada caso,  médico y paciente deberán  de comentar sobre las ventajas y desventajas de cada tratamiento, para que la paciente tenga la posibilidad de elegir de acuerdo a su criterio o deseos. 
 
En algunos casos el médico solo podrá ofrecer como única alternativa la extirpación de la matriz (útero) y deberán comentar sobre la posibilidad de hacer la cirugía por vía laparoscópica, o cirugía tradicional. La gran mayoría pueden ser candidatas a Histerectomía Laparoscópica, técnica que ofrece muchas ventajas y menor afectación a la paciente. 
 
Tratamientos quirúrgicos
 
Las opción más utilizada como tratamiento del sangrado anormal es la Histerectomía (extirpar el útero), hoy en día la mejor opción es hacer esta operación por laparoscopía, lo cual es mucho menos agresivo que la técnica tradicional en la que se abre el abdomen.
 
Existen  otras opciones en las que no se extirpa el útero.
 
En el caso de miomas, y si la paciente desea conservar el útero se puede practicar una Miomectomía (extirpar únicamente los miomas, dejando el útero).  
 
Una nueva opción para el sangrado anormal es la Ablación Endometrial, técnica quirúrgica sencilla  y poco agresiva, sin cicatrices y  que permite eliminar el sangrado sin necesidad de extirpar nada.